Ventana Tejera - Apartamentos

PASEO POR EL PUEBLO Y ALREDEDORES.

Cuando salimos de La ventana de Tejera Negra a unos 80 metros al sur nos encontramos con un pequeño arroyo inolvidable por el cantar de las ranas en primavera, un puente de paso y una pequeña edificación de piedra caliza y losas de pizarra , se denomina la fuente del Ejido, esta fuente abasteció a todo el pueblo hasta mediados de los años sesenta, los mayores siempre muy orgullosos de la calidad de su agua.

Tomamos a la derecha dirección este y nos encontramos con un abrevadero para el ganado, Seguimos hacia el pueblo y apreciamos la arquitectura de sus casa que fueron todas construidas con anchos muros de pizarra negra, a veces como material exclusivo, otras combinando con piedra caliza en esquineras y dinteles, es una lastima que muchas de ellas estén revocadas de cemento y pintadas. Delante de nosotros divisamos el juego pelota construido en los años cincuenta por un emblemático alcalde recordado como Víctor Redondo, su arquitectura original ha sido alterada y el nuevo diseño y los materiales empleados desmerecen el entorno. Seguimos por la calle Mayor y nos encontramos con la placetuela, en su día estuvo decorada con una bonita fuente de un caño y pilón redondo, fue causante de muchas relaciones amorosas.

Seguimos la calle mayor hacia abajo en cuyos balcones colgaron bonitos mantones los días de fiesta y, llegamos a la plaza del pueblo, una mezcla de estilos en sus edificios, una fuente redonda de nueva construcción, nada que comparar con la bonita fuente del pasado que dio lugar a magníficos altares para la Procesión del Corpus y tapizando su alrededor con olorosas hojas de hierbabuena. El ayuntamiento con el portal de arco, a mano derecha una casa de pizarra que ha sido hasta fechas recientes la discoteca y punto de encuentro para los jóvenes del pueblos. No debemos olvidar el bar de Juanito con su terraza a la sombra de los árboles y el bar El Tejero, Sonia la propietaria es muy acogedora y hace el mejor café del pueblo.

Seguimos por la calle mayor y llegamos al pararrayos, conocido como la puentecilla, en su día había un pequeño riachuelo y un pequeño puente, es el punto que separa los dos barrios del pueblo, la solana y la umbría. Seguimos adelante y encontramos la panadería y algunas casas solariegas mezcladas con edificaciones en pizarra que en su día se utilizaron en su mayoría como casillos para los animales, después de varias curvas divisaremos al fondo la majestuosa iglesia del pueblo, su torre en piedra caliza firme y elegante con su reloj cuyas agujas marcan indefinidamente las 17.40 .Accedemos a su patio a través de la puerta oeste, la procesión entra por la puesta sur a través de su único arco. Si la iglesia esta abierta merece bien una visita, es amplia con la galería central en cruz, una de sus capillas y la capilla bautismal han sido recientemente restauradas, su magnifico órgano con teclas de marfil dejo de sonar a mediados del siglo XIX, algunos mayores cuentan que las teclas de marfil se entregaron como pago de una deuda, otros que fueron robadas. Abandonaremos el patio de la iglesia por la puerta norte, todo recto hasta salir fuera del casco urbano, nos encontramos en Las Eras, divisamos el cementerio a la izquierda y si miramos al fondo a la derecha, a lo lejos veremos una casa, es la ermita de la Virgen del Rosario, visitarla merece el paseo, el camino se encuentra a la derecha nuestra, es el camino de los Llanos que atraviesa el arroyo de San Pedro. Por razones de seguridad la Virgen no se aloja en su ermita. Para volver retrocederemos a la iglesia y cuesta abajo hasta llegar al caño, impresionantes chopos sombrean los huertos de su entorno, la fuente es la única que se conserva del pasado, continuamos recto por la calle de la Cruz y salimos a la carretera a la entrada del pueblo.
Ver galeriaVer galeria

 
© 2007, La Ventana de Tejera negra Nota Legal > Rubial, 32 - 19275 Cantalojas - Guadalajara (Castilla - La Mancha)
T. +34 949 303 306 - apartamentostejeranegra@hotmail.es